CAPÍTULO 16. EL SEGUNDO MES DE TODA UNA VIDA

Ayayayayayyyy qué bloguera desastrosa soy y qué abandonadito tengo el patio con las plantas secas y sin regar. Os voy a resumir el segundo mes de Cachorra cuando ya está camino del tercero pero bueno tengo una excusa, o mejor dicho, una miniexcusita preciosa y adorable que me tiene engatusada. Pero ¡¡hay vida más allá de la maternidad!!! y vengo dispuesta a poner esto al día. Tengo pendiente una entrada gracias a una mención de Patadita, bloguera muucho más disciplinada y responsable que yo, razón por la cual la admiro, pero lo dejo para el siguiente post. Hoy voy a actualizaros qué nos ha acontecido en todo este tiempo. Sigue leyendo

Anuncios

CAPÍTULO 15. FOTOS MOLONAS

CAPÍTULO 15: FOTOS MOLONAS

 

Este capítulo lo quiero dedicar básicamente a la promoción de dos amigos que además de majetes, ultraatractivos, interesantes y buenas personas son unos estupendos fotógrafos. Dos estilos radicalmente opuestos pero ambos unos cracks en lo suyo.

Como buena preñati, era mi deseo tener fotucas de mi amiga BARRIGA para verlas en un futuro y recordar con pavor lo tonelete que estaba así como enseñárselas a Cachorra de mayor y que piense “ohhh qué monos son mis padres” (aunque la pura realidad será que dirá “ajá muy bien, me la pela, vaya dos payasos”)

Sigue leyendo

CAPÍTULO 14. EL PRIMER MES DE TODA UNA VIDA

Pues sí señores, se nos escapa el tiempo entre los dedos. Poco más de un mes ha pasado ya desde que nació Cachorra…¡un mes! Y yo la veo ya súper mayor. Nada tiene que ver con la bebita arrugada, encogida, tremendamente delicada y de ojitos cerrados que conocimos aquel 8 de enero. Está mucho más grande, más gordita, despierta y tiene unos mofletes súper besables y pellizcables. A día de hoy puedo afirmar que este mes ha sido, sin duda, el de mayor aprendizaje de toda mi vida. Un aprendizaje sobre la marcha, al minuto, un ensayo-error instantáneo. No es un mito no, efectivamente los bebés no vienen con manual de instrucciones ni etiqueta cosida al dorso. Lo que hace un mes nos parecía un misterio o causaba pavor hoy está más que superado. Ha sido intenso, bonito y divertido pero también estresante y duro.

Al principio cualquier cosa nos “alarmaba”, una erupción cutánea, un ruidito nuevo, si dormía mucho, si dormía poco, si mamaba mucho, si mamaba poco, por puro desconocimiento claro y cada vez que hemos idos a la consulta de la pediatra la hemos acribillado a preguntas de tal manera que no daba abasto a contestar y sus dedos sacaban humo apuntando en el ordenador para al final contestar todo con la misma respuesta: ES NORMAL. Sigue leyendo

CAPÍTULO 13. EL PARTO LA BURRA PARTE TWO. REMATANDO LA FAENA

Continuamos con el relato de la llegada al mundo de Cachorrilla. La primera parte podéis leerla aquí

Con la droga puesta y un poco desanimados pensando en la cesárea, sobretodo PapáLobo pues no le dejarían estar presente (aunque pensábamos lucharlo ya que no sería una cesárea de emergencia) es hora de intentar descansar y reservar fuerzas. Llevamos allí ya 24 horas. Afortunadamente elaboré un plan de parto y afortunadamente en el hospital Puerta de Hierro de Majadahonda decidieron respetarlo a tope, aún a pesar de haberse torcido todo en el momento en que me pincharon la oxitocina. Por eso y porque Cachorra estaba estupenda la ginecóloga consideró que era una pena/putada realizar una cesárea y que aunque el proceso estaba siendo eterno íbamos a tirar palante e intentar un parto vaginal ¡¡yujuuuu!!! Yo no sé si fue por esta noticia pero la cosa empezó a animarse y poco a poco iba dilatando. Ya estamos a día 8, son las 2 de la tarde, llevamos allí 36 horas y Cachorra ya asomaba con ganas de salir (por fin!!) Sigue leyendo

CAPÍTULO 12. EL PARTO LA BURRA PARTE ONE

Echando la vista atrás, creo que tuve un buen parto, no fue el que yo quería ni idealmente imaginaba y si hay una palabra que lo defina es: laarrrrgo pero creo que fue bueno al fin y al cabo porque dentro de las circunstancias fui consultada, respetada y tratada con mucha cercanía y cariño. Quizá sea verdad eso de que las recién paridas olvidamos ipsofacto el duro trabajo   gracias a la eficiencia de la hormona oxitocina porque in situ estaba hasta los cojones pero una vez echada a este mundo la Cachorrilla me pareció un paseo que podría repetir sin problema.

 

Madrugada del 6 al 7 de Enero. 2:15 de la mañana. Me levanto a hacer pis como viene siendo habitual. Termino la faena y me dispongo a regresar a la cama pero aunque para mi la vejiga esté evacuada mi cuerpo sigue echando agua….uhmmm….sospechoso. Mis sospechas se van aclarando cuando el goteo se transforma en un chorrazo incesante de líquido. Confirmado, he roto aguas. Como el suelo de mi baño es blanco compruebo enseguida que éstas son claras así que no hay que estresarse ni alarmarse. Aún faltarán muchas horas para ver a Cachorra, unas doce pienso yo (ingenua). Limpio el desaguisado y me visto. Reviso que llevo todo en las maletas del hospital y una vez hecho todo esto despierto a PapáLobo que ronca plácidamente. Se pega un susto de cojones (como siempre que le despierto de madrugada) “¿qué pasa?” me dice “he roto aguas, Cachorra is coming” y una sonrisa le quita el sueño de golpe. Se levanta, se viste, se toma un cafelico, se fuma un cigarrito y nos vamos para el hospi. Sigue leyendo

CAPÍTULO 10. FUMANDO ESPERO…AH NO, QUE YA NO FUMO…

Estas últimas semanas de preñamiento se están haciendo más largas que todo el preñamiento en sí y es que el saber que se acerca el momento de verle la carita a Cachorra hace que crezca la impaciencia. Me imagino muchas veces cómo será ese momento aunque a veces reconozco que me da miedo imaginar porque lo presiento tan feliz que me asusta. Me asusta que algo vaya mal o se vea enturbiado por acontecimientos no previstos. Pero en fin, estos son miedos de preñati que rápidamente aparto de mi mente y vuelvo a mi nube of happiness soñando despierta con ese momento en que nos conozcamos. Ella ya sabe mucho de mí, más que yo de ella desde luego. Sabe cómo varían mis estados de ánimo, qué me hace reír, que me hace llorar, qué me pone nerviosa, qué me relaja, qué comidas me gustan…además durante este tiempo le he ido contando muchas cosas…sobre su familia, sobre mí, sobre PapáLobo…y cuando he estado preocupada o inquieta ella siempre me ha reconfortado con una de sus patadas. Sigue leyendo

CAPÍTULO 9. ENTRE BARRIGAS

Ya comenté la nueva experiencia que supone convivir con BARRIGA y lo cierto es que la mayoría del tiempo ni siquiera soy consciente del barrigón que tengo salvo cuando éste se interpone entre mi objetivo y yo. Se suceden situaciones bastante cómicas para el que lo ve desde fuera pero para mi es todo un drama. Esto unido a que estoy bastante torpe y todo se me cae y cada vez que algo se me cae…¡¡MIERDA!! toca agacharse y parezco una abuelilla con lumbago. Sin embargo hay situaciones que te descojonas de la risa. Por ejemplo en las clases de yoga para preñatis, allí todas convivimos con BARRIGA (cada una con la suya) y el pasillo donde se dejan los abrigos y los zapatos es hiperestrecho. Esto hace que no podamos pasar dos a la vez y se sucedan los momentos tipo “uy, ay perdona, espera que paso, no tira tú, yo puse antes el intermitente”.   Otra cosa típica de estar entre barrigas es que todas nos meamos cada cinco minutos. Así que tanto antes de la clase como después montamos una estupenda cola a la puerta del cuarto de baño dando por saco al resto de gente no preñada que acude a otras clases y quiere echar un pisecito. Es bastante curioso la verdad… Sigue leyendo

CAPÍTULO 8. EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL PREÑAMIENTO

Veréis, PapáLobo es lo más. Lo es siempre, por eso le quiero y por eso lo elegí como padre de Cachorrilla, y él a mi claro :). Durante estos meses de preñamiento ha estado muy pendiente de mí y me ha cuidado muchísimo. Ha llevado estoicamente mis cambios de humor, crisis de llanto y trastornos de la personalidad varios y variados. Ha hecho lo posible por adaptarse al cambio que yo he sufrido pues, como dije en otro post, eres tú pero sin ser la misma, como en otra versión…y no sólo eso, además se preocupa por informarse, porque lo que yo le cuente no le suene a chino, por apaciguar los miedos hipocondriacos que me surgen, por prepararse para el día del parto… Buena muestra de ello es el curso de masajes y reflexología podal para minimizar los dolores del parto al que nos apunté y que consistía básicamente en estar yo tumbada plácidamente y él aprendiendo y currándose masajes durante dos horas (una encerrona en toda regla vaya). Por todo esto le estoy tremendamente agradecida y además creo que nuestro amor se fortalece día a día y el vínculo que tenemos cada vez es más cómplice, tierno y estrecho.

10532946_799512936767999_4415160581878520684_n
Foto: Renato Di Prinzio

Reflexionando sobre el papel de los padres de las criaturas en todo este lío, creo que esta actitud de PapáLobo debería ser la normal. Ya no por complacernos a nosotras o hacernos la vida un pelín más cómoda sino porque entiendo que todos los hombres que van a ser padres tienen inquietudes, ganas de saber y de participar en este viaje ya que, mala suerte, ellos se pierden el llevar al pollito dentro. Sigue leyendo

CAPÍTULO 7. ¿ESTAMOS LOCOS O QUÉ?

Casi desde que comuniqué la noticia de mi preñamiento, mi madre, Agüelacachorra, empezó a sugerirme, decirme, recordarme, insistirme, agobiarme con “deberíais ir preparando  todas las cosas que necesitáis que igual se adelanta, mira tú eres ochomesina sin ir más lejos” y entonces esa sugerencia, insistencia, agobiodelinfierno (Love You Agüelacachorra) se transformó en estrés absoluto. Afortunadamente para nosotros no hemos tenido que hacer un gran desembolso en Cachorra. No es que seamos unos descastados malosfuturospadres es que sinceramente me parece absurdo gastarse un pastón en cosas que vas a usar durante un tiempo limitadísimo. Así que nosotros optamos por el recauchute (¡¡viva el recauchute!!). Realmente hay padres y madres que se volvieron locos comprando…en serio… ¿usaste todo eso? Sigue leyendo