CAPÍTULO 23. VERANO, OBRAS Y LA VACA LOLA

¡¡Estamos de vuelta!!! Sí sí he tenido el patio muy abandonado aunque prefiero decir “aparcado” pues aquí la family hemos estado liados en muchos menesteres. Lo último que os conté fueron los 6 meses de Peti ¡¡¡y ya ha cumplido 9!!! Creo que eso se merece un buen resumen de lo que nos ha acontecido durante estos 3 mesecitos de ausencia de entradas en el blog: Sigue leyendo

Anuncios

CAPÍTULO 22. SEIS MESES DE AMOR

Aunque no te esperábamos hasta el 10 de Enero creíamos que serías nuestro regalito de reyes y aunque decidiste dejarnos tomar el roscón sin sobresaltos esa misma noche llamaste a la puerta. No fue hasta el día 8 a las 15:27 cuando por fin te vinos la carita y nos conocimos los tres. Tu papi y yo emocionados y cansados, tú pequeñita y desorientada. Sigue leyendo

CAPÍTULO 20. DIECISÉIS SEMANAS

Dieciséis semanas. Eso es lo que dura la baja por maternidad en este País. 16 míseras e insuficientes semanas. Teniendo en cuenta las recomendaciones de las OMS y UNICEF acerca de la lactancia materna (6 meses en exclusiva y combinándola con alimentación complementaria por lo menos dos años) es de perogrullo. Sigue leyendo

CAPÍTULO 8. EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL PREÑAMIENTO

Veréis, PapáLobo es lo más. Lo es siempre, por eso le quiero y por eso lo elegí como padre de Cachorrilla, y él a mi claro :). Durante estos meses de preñamiento ha estado muy pendiente de mí y me ha cuidado muchísimo. Ha llevado estoicamente mis cambios de humor, crisis de llanto y trastornos de la personalidad varios y variados. Ha hecho lo posible por adaptarse al cambio que yo he sufrido pues, como dije en otro post, eres tú pero sin ser la misma, como en otra versión…y no sólo eso, además se preocupa por informarse, porque lo que yo le cuente no le suene a chino, por apaciguar los miedos hipocondriacos que me surgen, por prepararse para el día del parto… Buena muestra de ello es el curso de masajes y reflexología podal para minimizar los dolores del parto al que nos apunté y que consistía básicamente en estar yo tumbada plácidamente y él aprendiendo y currándose masajes durante dos horas (una encerrona en toda regla vaya). Por todo esto le estoy tremendamente agradecida y además creo que nuestro amor se fortalece día a día y el vínculo que tenemos cada vez es más cómplice, tierno y estrecho.

10532946_799512936767999_4415160581878520684_n
Foto: Renato Di Prinzio

Reflexionando sobre el papel de los padres de las criaturas en todo este lío, creo que esta actitud de PapáLobo debería ser la normal. Ya no por complacernos a nosotras o hacernos la vida un pelín más cómoda sino porque entiendo que todos los hombres que van a ser padres tienen inquietudes, ganas de saber y de participar en este viaje ya que, mala suerte, ellos se pierden el llevar al pollito dentro. Sigue leyendo