CAPÍTULO 21. MI LACTANCIA Y SUS COSAS

Hace 4 semanas que me incorporé al trabajo y poco a poco mi lactancia con Petirroja llega a su fin. Nunca me planteé cúando terminaría, tenía claro que mínimo hasta los 6 meses y estaba dispuesta a liarme la manta a la cabeza y sacarme leche en el curro y conservarla como pudiera hasta llegar a casa. Sin embargo tras dejar a Petirroja un día unas horas con mi madre y ver el bajòn que dio mi banco de leche me di cuenta lo complicado que iba a ser y la exigencia de tiempo que requería el asunto. Por tanto decidí con mucha pena iniciar una lactancia mixta (con leche hidrolizada) y que el destete se produjera progresivamente. También he adelantado un poco la AC (Alimentaciòn Complementaria) porque la leche hidrolizada (especial para alérgicos a la proteína de la leche de vaca) huele y sabe fatal y además no deja de ser un preparado nada natural. Aún así  seguimos con la teti mañanas y noches y así seguiremos hasta que se me retire la leche o Petirroja ya no la quiera. No me arrepiento en absoluto de mi decisiòn porque creo que ha sido acertada para ambas pero mentiría si no dijera que me ha dado mucha penita. Dicho esto voy a contaros còmo ha sido nuestra lactancia. Sigue leyendo

Anuncios

CAPÍTULO 20. DIECISÉIS SEMANAS

Dieciséis semanas. Eso es lo que dura la baja por maternidad en este País. 16 míseras e insuficientes semanas. Teniendo en cuenta las recomendaciones de las OMS y UNICEF acerca de la lactancia materna (6 meses en exclusiva y combinándola con alimentación complementaria por lo menos dos años) es de perogrullo. Sigue leyendo

CAPÍTULO 18. DE MAYOR QUIERO VOLVER A SER PEQUEÑO

Gololo y Toin me propusieron una cosa divertidísima. Una fiesta del enlace. Consistía en en enlazar en este post suyo titulado “Volver a ser pequeño” una entrada acerca de aquellas cosas que hacen los niños que hechas por un adulto son ridículas o vergonzosas. Me pareció una idea muy chula  y no quería perdérmela pero…me la perdí. Justo cuando acabó el plazo voy y me acuerdo de haber aceptado el reto. Sigue leyendo

CAPÍTULO 17. HELLO MUMMY.

Con  Cachorra a mi lado moñeando con un sonajero y reclamando mi atención cada 5 minutos no se me ocurre mejor momento para escribir acerca de esta reflexión. Hace ya varias semanas leí este post de Noemí Hervada que circuló por las redes sociales acerca de las renuncias de las madres. Al hilo de lo que aquí ella escribe me puse a pensar sobre el tema y no puedo más que concluir: tiene razón. Sigue leyendo

CAPÍTULO 14. EL PRIMER MES DE TODA UNA VIDA

Pues sí señores, se nos escapa el tiempo entre los dedos. Poco más de un mes ha pasado ya desde que nació Cachorra…¡un mes! Y yo la veo ya súper mayor. Nada tiene que ver con la bebita arrugada, encogida, tremendamente delicada y de ojitos cerrados que conocimos aquel 8 de enero. Está mucho más grande, más gordita, despierta y tiene unos mofletes súper besables y pellizcables. A día de hoy puedo afirmar que este mes ha sido, sin duda, el de mayor aprendizaje de toda mi vida. Un aprendizaje sobre la marcha, al minuto, un ensayo-error instantáneo. No es un mito no, efectivamente los bebés no vienen con manual de instrucciones ni etiqueta cosida al dorso. Lo que hace un mes nos parecía un misterio o causaba pavor hoy está más que superado. Ha sido intenso, bonito y divertido pero también estresante y duro.

Al principio cualquier cosa nos “alarmaba”, una erupción cutánea, un ruidito nuevo, si dormía mucho, si dormía poco, si mamaba mucho, si mamaba poco, por puro desconocimiento claro y cada vez que hemos idos a la consulta de la pediatra la hemos acribillado a preguntas de tal manera que no daba abasto a contestar y sus dedos sacaban humo apuntando en el ordenador para al final contestar todo con la misma respuesta: ES NORMAL. Sigue leyendo

CAPÍTULO 13. EL PARTO LA BURRA PARTE TWO. REMATANDO LA FAENA

Continuamos con el relato de la llegada al mundo de Cachorrilla. La primera parte podéis leerla aquí

Con la droga puesta y un poco desanimados pensando en la cesárea, sobretodo PapáLobo pues no le dejarían estar presente (aunque pensábamos lucharlo ya que no sería una cesárea de emergencia) es hora de intentar descansar y reservar fuerzas. Llevamos allí ya 24 horas. Afortunadamente elaboré un plan de parto y afortunadamente en el hospital Puerta de Hierro de Majadahonda decidieron respetarlo a tope, aún a pesar de haberse torcido todo en el momento en que me pincharon la oxitocina. Por eso y porque Cachorra estaba estupenda la ginecóloga consideró que era una pena/putada realizar una cesárea y que aunque el proceso estaba siendo eterno íbamos a tirar palante e intentar un parto vaginal ¡¡yujuuuu!!! Yo no sé si fue por esta noticia pero la cosa empezó a animarse y poco a poco iba dilatando. Ya estamos a día 8, son las 2 de la tarde, llevamos allí 36 horas y Cachorra ya asomaba con ganas de salir (por fin!!) Sigue leyendo