CAPÍTULO 21. MI LACTANCIA Y SUS COSAS

Hace 4 semanas que me incorporé al trabajo y poco a poco mi lactancia con Petirroja llega a su fin. Nunca me planteé cúando terminaría, tenía claro que mínimo hasta los 6 meses y estaba dispuesta a liarme la manta a la cabeza y sacarme leche en el curro y conservarla como pudiera hasta llegar a casa. Sin embargo tras dejar a Petirroja un día unas horas con mi madre y ver el bajòn que dio mi banco de leche me di cuenta lo complicado que iba a ser y la exigencia de tiempo que requería el asunto. Por tanto decidí con mucha pena iniciar una lactancia mixta (con leche hidrolizada) y que el destete se produjera progresivamente. También he adelantado un poco la AC (Alimentaciòn Complementaria) porque la leche hidrolizada (especial para alérgicos a la proteína de la leche de vaca) huele y sabe fatal y además no deja de ser un preparado nada natural. Aún así  seguimos con la teti mañanas y noches y así seguiremos hasta que se me retire la leche o Petirroja ya no la quiera. No me arrepiento en absoluto de mi decisiòn porque creo que ha sido acertada para ambas pero mentiría si no dijera que me ha dado mucha penita. Dicho esto voy a contaros còmo ha sido nuestra lactancia.

La lactancia es dura. Sí, muchas madres no estarán de acuerdo conmigo y se echarán  las manos a la cabeza pero es dura. Te da momentos preciosos y de gran ternura, además de la comodidad de llevar el alimento puesto a todas partes y a temperatura óptima, pero también tiene otros de desesperación y complicaciones.

Mi subida de leche fue grandiosa. Tuve lo que se conoce como ingurgitación mamaria. Esto se produce cuando los pechos se llenan mucho de leche, más de la que el bebé puede extraer. Puede ocurrir en cualquier momento pero a mi me pasó con la subida y fue debido a que en mi parto me suministraron por vena líquidos a tutiplén. Los pechos se inflaman, se ponen duros y duelen un montón. Las tomas de Peti eran eternas hasta que vaciaba bien el pecho (no me extraña que se pusiera tan ceporra el primer mes) y poco a poco fuimos regulando la  producción. Me libré de la temida mastitis por los pelos, he estado al borde varias veces.Este primer mes de lactancia fue duro y complicado pues además de mis doloridos e hinchados pechos estuvimos trabajando mucho el agarre ya que al estar tan duros Petirroja por mucho que abría la boquita al final acababa enganchando sólo el pezón y me los estaba dejando en carne viva. Más o menos cuando conseguimos que la cosa arrancara nos topamos con la primera crisis de lactancia. Os dejo aquí esta entrada de Alba Lactancia donde explica muy bien todas las crisis o brotes de crecimiento . Básicamente lo que ocurre es que el bebé va a pegar un estirón y necesita más alimento y la manera de conseguirlo es aumentando la producción de  leche y la producción de leche aumenta con la succión del bebé. Conclusión: Peti todo el día pegada a la teta. Una vez superamos estoicamente esta crisis a base de sueño y no tener tiempo para nada más que para alimentar a la criatura nos topamos no tardando mucho con la segunda crisis (las mías no sé si han durado mucho o qué pero la sensación es de haber ido encadenando unas con otras) Esta segunda crisis se caracteriza por la pelea con la teta. El bebé se engancha, se suelta, llora, se agita…en fin una lucha (hay quien románticamente lo llama ritual) con  la teti. Y ya hacia el tercer mes de vida nos topamos con la crisis de los 3 meses (aunque la mía comenzó a los 2,5 y duró un mes) ésta sin duda ha sido la más dura de todas las crisis y con razón la llaman la “destrozalactancias” porque aún estando bien informada de cómo es y lo que sucede llega un punto que realmente crees que el bebé rechaza tu leche y que pasa hambre. No había manera de hacer una toma tranquila. Era ponerse a mamar y a llorar al poco tiempo. Mamaba apenas 5 minutos y no querer saber nada de la teta. He tenido que hacer auténticas virguerías para alimentarla durante ese mes, entre ellas darle el pecho de pie paseándome por la casa (era la única forma de que se calmara y lo cogiera) Hay lactancias que no pasan por todas las crisis o duran más o menos. Yo no me he saltado una oiga!

Indudablemente la leche materna es el mejor alimento que se le puede dar al bebé. Sus propiedades son incontables destacando por encima de todas la inmunidad que a través de la leche le pasamos para distintas enfermedades. Ni un constipado ha cogido Petirroja en todo el invierno. Unido a estos beneficios a nivel de salud está la parte amorosa, a la que yo tardé en llegar, pues,como he dicho, desde el principio ha sido casi una lucha constante y es ahora cuando realmente disfruto de la lactancia. Las tomas son relajadas, placenteras, ella me mira y me sonríe con su boquita llena y chorreando, se queda dormidita al pecho borracha de leche con cara de placer absoluto…Se agarra a su teti con instinto y amor y son momentos realmente bellos.

Momentos únicos

A todas las futuras madres que vayáis a iniciar la lactancia materna os recomiendo que os informéis mucho:sobre el agarre, cómo corregirlo, las posturas dependiendo de cada bebé y cada situación,  cómo actuar desde el momento piel con piel para que el bebé os estimule y produzcáis suficiente leche, cómo leer las señales de hambre, sobre las crisis y cómo sobrevivir a ellas sin tirar la toalla, sobre las ingurgitaciones, las mastitis, las obstrucciones, la extracción manual, lo que es la lactancia A DEMANDA…en fin creo que una buena preparación os asegura el éxito incluso a las madres que inician la lactancia mixta porque su bebé pierde mucho peso al nacer, es posible no perderse la lactancia materna. Es cuestión de empeño, paciencia y apoyo mucho apoyo. Hoy en día hay grupos de lactancia en casi todas partes, las matronas cada vez están más formadas (mi matrona al menos nos dio mucha información y muy buena y nada más nacer Cachorra estuvimos con ella como dos horas haciendo una toma, corrigiendo el agarre, vaciando bien los pechos para evitar la mastitis….)  Y por último recomendaros un grupo en facebook que , al menos a mi, me resulta muy útil porque puedes hacer consultas y asesoras de lactancia muy bien formadas te contestan con bastante rapidez, se llama ASESORAS DE LACTANCIA ONLINE y yo estoy encantada con ellas y con la labor tan desinteresada que hacen. Esta es mi experiencia con la lactancia, si os animáis comentad el post y me contáis qué tal os va/os ha ido a vosotras.

Anuncios

3 thoughts on “CAPÍTULO 21. MI LACTANCIA Y SUS COSAS

  1. Patadita 1 julio, 2015 / 6:36 pm

    Claro que es dura, no es nada fácil, y más si tienes problemas con ella. Y sobre todo con estas bajas por maternidad de mierda.
    La dejas con penita y a mi también me da penita, pero si tu quieres seguir dándole por las noches, eso que ganais las dos. El pecho es inteligente y producirá lo necesario para esos momentitos…
    Yo también estoy en ese gruo de Facebook 😉
    Un besote!!

    Le gusta a 1 persona

  2. María 11 julio, 2015 / 6:56 pm

    Un apunte, a las mamis con bebés que a pesar de una correcta lactancia materna, no aumentan de peso adecuadamente, buscar un buen asesoramiento con expertos en lactancia. En este año y medio de lactancia que llevo descubrí madres bien asesoradas que han superado ese bache complementando la lactancia materna a demanda con biberones de su propia leche extraída en horas nocturnas, cuando la producción es más calórica. ¡Naturaleza sorprendente!

    Le gusta a 1 persona

    • mamacorza 14 julio, 2015 / 9:11 am

      Genial apunte María!! Qué importante es estar bien asesorado ¡Claro que es posible! Muchas graciassss 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s