CAPÍTULO 13. EL PARTO LA BURRA PARTE TWO. REMATANDO LA FAENA

Continuamos con el relato de la llegada al mundo de Cachorrilla. La primera parte podéis leerla aquí

Con la droga puesta y un poco desanimados pensando en la cesárea, sobretodo PapáLobo pues no le dejarían estar presente (aunque pensábamos lucharlo ya que no sería una cesárea de emergencia) es hora de intentar descansar y reservar fuerzas. Llevamos allí ya 24 horas. Afortunadamente elaboré un plan de parto y afortunadamente en el hospital Puerta de Hierro de Majadahonda decidieron respetarlo a tope, aún a pesar de haberse torcido todo en el momento en que me pincharon la oxitocina. Por eso y porque Cachorra estaba estupenda la ginecóloga consideró que era una pena/putada realizar una cesárea y que aunque el proceso estaba siendo eterno íbamos a tirar palante e intentar un parto vaginal ¡¡yujuuuu!!! Yo no sé si fue por esta noticia pero la cosa empezó a animarse y poco a poco iba dilatando. Ya estamos a día 8, son las 2 de la tarde, llevamos allí 36 horas y Cachorra ya asomaba con ganas de salir (por fin!!) Sigue leyendo

Anuncios

CAPÍTULO 12. EL PARTO LA BURRA PARTE ONE

Echando la vista atrás, creo que tuve un buen parto, no fue el que yo quería ni idealmente imaginaba y si hay una palabra que lo defina es: laarrrrgo pero creo que fue bueno al fin y al cabo porque dentro de las circunstancias fui consultada, respetada y tratada con mucha cercanía y cariño. Quizá sea verdad eso de que las recién paridas olvidamos ipsofacto el duro trabajo   gracias a la eficiencia de la hormona oxitocina porque in situ estaba hasta los cojones pero una vez echada a este mundo la Cachorrilla me pareció un paseo que podría repetir sin problema.

 

Madrugada del 6 al 7 de Enero. 2:15 de la mañana. Me levanto a hacer pis como viene siendo habitual. Termino la faena y me dispongo a regresar a la cama pero aunque para mi la vejiga esté evacuada mi cuerpo sigue echando agua….uhmmm….sospechoso. Mis sospechas se van aclarando cuando el goteo se transforma en un chorrazo incesante de líquido. Confirmado, he roto aguas. Como el suelo de mi baño es blanco compruebo enseguida que éstas son claras así que no hay que estresarse ni alarmarse. Aún faltarán muchas horas para ver a Cachorra, unas doce pienso yo (ingenua). Limpio el desaguisado y me visto. Reviso que llevo todo en las maletas del hospital y una vez hecho todo esto despierto a PapáLobo que ronca plácidamente. Se pega un susto de cojones (como siempre que le despierto de madrugada) “¿qué pasa?” me dice “he roto aguas, Cachorra is coming” y una sonrisa le quita el sueño de golpe. Se levanta, se viste, se toma un cafelico, se fuma un cigarrito y nos vamos para el hospi. Sigue leyendo