CAPÍTULO 9. ENTRE BARRIGAS

Ya comenté la nueva experiencia que supone convivir con BARRIGA y lo cierto es que la mayoría del tiempo ni siquiera soy consciente del barrigón que tengo salvo cuando éste se interpone entre mi objetivo y yo. Se suceden situaciones bastante cómicas para el que lo ve desde fuera pero para mi es todo un drama. Esto unido a que estoy bastante torpe y todo se me cae y cada vez que algo se me cae…¡¡MIERDA!! toca agacharse y parezco una abuelilla con lumbago. Sin embargo hay situaciones que te descojonas de la risa. Por ejemplo en las clases de yoga para preñatis, allí todas convivimos con BARRIGA (cada una con la suya) y el pasillo donde se dejan los abrigos y los zapatos es hiperestrecho. Esto hace que no podamos pasar dos a la vez y se sucedan los momentos tipo “uy, ay perdona, espera que paso, no tira tú, yo puse antes el intermitente”.   Otra cosa típica de estar entre barrigas es que todas nos meamos cada cinco minutos. Así que tanto antes de la clase como después montamos una estupenda cola a la puerta del cuarto de baño dando por saco al resto de gente no preñada que acude a otras clases y quiere echar un pisecito. Es bastante curioso la verdad…

 

Ya estoy en la recta final del embarazo, en las últimas semanas y realmente lo más costoso es esta dimensión física que te hace sentirte pesada y torpe. Las noches son interminables. No consigo dormir más de dos horas seguidas en la misma postura y es que dicen que el cuerpo es sabio y se está preparando para la lactancia pero ¡¡¡me cago yo en tanta sabiduría!!! El dolor de caderas y glúteos por dormir siempre de lado ¿¿¿me está preparando también para la lactancia???!!! Porque tiemblo…

 

Pero no todo son cosas negativas en mi relación con BARRIGA (¡no hombre no!) también hay cosas chulas. Resulta que la gente se vuelve súper amable, solidaria y dispuesta con las preñatis…¡¡¡no dejo de sorprenderme!!! En la gasolinera siempre me ofrecen echarme la gasolina, en el súper me ayudan a sacar las cosas de la cesta para que no me agache, en cualquier lugar me insisten en que me siente aunque sólo quede un sitio libre y si hay que llevar peso o realizar alguna actividad nadie duda en ofrecerme hacerlo por mi…esto que a mi me flipa se supone que es lo lógico pero claro como os he dicho no soy consciente de mi barrigón y lo avanzado de mi preñamiento y en casi todas las circunstancias me veo perfectamente capacitada para realizar todas esas cosas con lo que me quedo muy descolocada, pero mola ver como la gente (no sólo la que te quiere sino también desconocidos) se vuelcan por hacerte la vida un poquito más sencilla. Vaya que la vida entre barrigas tiene sus momentos de dificultad pero siempre hay buena gente dispuesta a echarte un cable. Dicho esto os deseo a tod@s ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s