CAPÍTULO 5. VACACIONES

IMG_1218

 

Y por fin llegó Septiembre y PapáLobo y yo nos cogimos unas merecidas vacaciones ¡¡¡YUJUUUUU!!! Ya tengo una panza importante así que cada vez estoy más torpe y menos ágil. Por no hablar de la ropa, no me vale NADA y me niego a gastarme más dinero del necesario en ropa para preñatis que apenas voy a usar. Esto te hace empezar a tener una perspectiva y consciencia distinta de tu propio cuerpo. Hay días que me siento muy bella y sexy con mis redondeces varias y otros en los que me veo muy “premamá” es lo que hay amig@s, engordo con pensar, o lo asumo o me corto las venas en vertical y me gustaría estar presente cuando nazca mi churumbel no le vaya a pasar como a Gila…

Pero más allá de las percepciones reales o engañosas que tengo de mí misma hay una verdad innegable y es que mi centro de gravedad ha cambiado. Si nunca has convivido con una barriga es una experiencia totalmente diferente a cualquier otra. Por lo tanto estas vacaciones han sido lo que se conoce como “VACACIONES DE EMBARAZADOS” mucho más relaxing cup of café con leche que ninguna otras que hayamos tenido ninguno de los dos jamás en la vida. No obstante muy bonitas y entrañables que una cosa no quita la otra. Como os digo la nueva relación con BARRIGA es complicada y nos estamos haciendo la una a la otra (como en toda buena relación) Para salir de la tienda de campaña, por ejemplo, PapáLobo me tiene que ayudar (¡¡sí!! me apasiona ir de acampada) agacharme es un mundo e incorporarme dos, atarme los cordones me empieza a resultar un desafío extremo, en la cama cada vez que me giro parezco una ballena varada y hasta incorporarme del sofá empieza a ser un ejercicio digno del Cirque du Soleil…pero SOY FELIZ soy muy feliz porque Cachorrilla está creciendo, porque cada vez está más cerca el momento de conocernos, porque noto sus movimientos cada vez con más fuerza y presencia y me deleito con su ajetreo que lo único que me indica es… que ESTÁ BIEN.

 

Otro tema a tratar es el de la comida. Ya lo voy llevando mejor pero a veces me amarga un poco. No como en cantidad pero soy de buen comer y me gusta comer de todo y probar cosas nuevas. Tener que privarme de embutido no me perturba demasiado (excepto cuando ponen a la mesa un delicioso plato de jamón que no puedo ni catar, otra tortura más para apuntar a la lista) el sushi lo echo muuuuucho de menos pero bueno puedo vivir sin él, sin embargo el tema de los vegetales crudos lo llevo como el culo. En casa no hay problema pues los lavo yo a conciencia y con unas gotitas de lejía alimenticia. Pero fuera de casa, como sucede en vacaciones, te aconsejan no consumirlos por no saber las condiciones de higiene que tiene el local con respecto a las verduras…y seamos sincer@s una semana sin catar una ensalada teniendo en cuenta a nuestro amigo ESTREÑIMIENTO del que no quiero ni hablar…es una PUTADA con todas las letras. Así que a grandes males, grandes remedios y desde entonces mi otra amiga AMUKINA va conmigo a todas partes…tonterías las justas.

También echo de menos poder comer TODOS los quesos fuertes y hechos con leche cruda del mundo. Por eso decidimos irnos de vacaciones a la tierra del Cabrales a ver si con la penitencia me tengo ya el cielo ganado…por no hablar de las cervecitas…aisss…ya tengo mi menú posparto decidido: bocata de jamón con cerveza y unas tostitas con roquefort acompañadas de unos makis de atún y salmón…ÑAM!!!

 

No sé si otr@s lo habéis apreciado pero ha habido un virus este año que nos ha afectado a un@s cuant@s ( más conocido como: virus del preñamiento generalizado) así que aprovecho estas vacaciones para conocer a dos criaturitas que ha nacido recientemente: los hijos de mi prima y de mi gran amiga TUNA (leed su “Diario de una premamá”divertido a la par que emotivo) Por supuesto voy a visitar a ambas para conocer a sus retoños y por supuesto lo primero que hacen es ponérmelos encima. OH OH TERROR ¿cómo se coge esto? ¿Le estaré haciendo daño? No le veo muy cómodo conmigo y si quiero moverme ¿qué narices hago? Toma nena coge al peque que se me está durmiendo el brazo y no sé cómo cambiarle de postura…aisssss voy a ser una mami nefasta…¡¡pero si no sé ni cogerles!!! Sucumbo al pánico durante unos momentos pero me digo a mi misma que cuando tenga a mi bebé en brazos sabré perfectamente lo que hacer (y no me quedará otra vaya)

Y entre unas cosas y otras nos plantamos en el tercer trimestre…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s