CAPÍTULO 3. ADAPTACIÓN AL MEDIO

 

 

10353119_724934030902264_836091115932792737_n

 

En realidad el primer trimestre empezó para nosotros a las 6 semanas de embarazo pues es cuando nos enteramos que “churumbel is coming”. Lo primero que había que hacer era ir al médico a que confirmara la noticia con unos análisis de sangre y orina. Estas primeras semanas, en las que acabas de enterarte que esperas un bebé, son una locura. Te hablan de cosas que te suenan a chino, no sabes en absoluto de qué va nada de lo que te están contando: calendarios, fechas probables de parto, ácido fólico, toxoplasmosis, listeriosis, implantación y todo como si acaso tú supieras de qué cojones te están hablando! ¡Te vuelves tarumba! Había que organizarse así que lo primero que hice fue ir a una librería a comprarme uno de mis libros en los que te explicaban el embarazo paso a paso, semana a semana. Tenía necesidad de saber qué estaba pasando en mi cuerpo, cómo iba a reaccionar física y emocionalmente y sobre todo si era normal sentirse tan perdida y ante el fondo del abismo. A partir de ahí entré de lleno en “EL MUNDO PREÑATI” y ya no hay concepto que se me escape. Según PapáLobo soy una gafotas (una empollona, pedante, repelente, sabelotodo vaya) pero la información es poder y os puedo asegurar que aunque los médicos resuelven dudas y reconfortan no nos pueden dedicar tanto tiempo como nosotras querríamos (yo me habría lleva a mi ginecóloga a vivir a casa conmigo… ecógrafo incluido) y el conocer por lo que estás pasando ayuda a tu orden y paz mental y lo más importante: a no sentirte una auténtica idiota con cara de flipada cada vez que vas a consulta.

 

Estas primeras 12 semanas las pasé a nivel emocional con una mezcla de felicidad y ansiedad, todo eso unido a la montaña rusa que supuso la revolución hormonal. Tan pronto estás pletórica como triste y pesarosa…todo sin motivo alguno claro. Esto despista pero sabiendo que es parte del proceso no hay que darle mayor importancia. La felicidad era obvia por ver cumplido el deseo de ser madre y la ansiedad venía por el miedo a que algo saliera mal. Esto segundo es una putada pero es inevitable. Tooooooooodo el mundo a tu alrededor te dice que los tres primeros meses son los más delicados, que esperes a contar la noticia por si la cosa no va “palante” etc etc…bueno aunque todo esto tenga su parte de razón y partiendo de la base que cada uno hace lo que le da la gana lo mejor es vivir sin angustia. Lo que tenga que pasar pasará con lo cual la ansiedad es una mochila que para nada bueno nos sirve.

 

A nivel físico pasé todo el trimestre con muchos dolores tipo regla, cansancio extremo y muchas náuseas aunque nunca llegué a vomitar. Estaba un poco (bastante) hecha mierda y para mis adentros pensaba que no aguantaría todo un embarazo así. Pero¡¡¡Todo pasa!!! Nuestro cuerpo de repente ha sufrido un cambio brutal y se está adaptando a crear una nueva vida dentro de él. Tarda un poquito en darse cuenta pero en cuanto lo hace se pone las pilas de nuevo. Todo esto, insisto, en mí, porque lo que es verdad verdadera es que cada mujer es un mundo y cada cuerpo diferente, una buena amiga mía, por ejemplo, ha llevado un embarazo modélico y pasó este trimestre prácticamente asintomática.

En cuanto al padre de la criatura creo que este trimestre también ha sido el del despiste para él. Se entera de la noticia de su paternidad pero no tiene síntomas, ni análisis, ni sobredosis de información, ni ve tripa por ninguna parte…en fin ha cambiado todo pero no ha cambiado nada…con lo cual vive en un estado de nihilismo preñatil. Ve cómo yo no soy exactamente la misma de antes: las hormonas me han vuelto más sensible e irascible. Me he vuelto muy escrupulosa con lo que puedo comer o no comer (cuando nunca he sido para nada asquerosa en este aspecto) No puedo aguantar el ritmo de antes ya que me siento exhausta… Nosotros somos pajareros (nos gusta fotografiar pajaritos) y caminamos mucho por el campo yendo de acá para allá en busca de bichejos o a pasar horas metidos en un hide (tienda de campaña camuflada a modo de escondite) a la espera que baje algún pájaro (ehmmm sí somos unos frikis). Pero a mí me faltaban las fuerzas y tengo que frenar ese ritmo de forma constante. Es un período de adaptación total y creo que es importante hablar mucho con tu compi de preñez para que comprenda por lo que estás pasando pues, como he dicho, a nivel físico aún no hay rastro de embarazo, no hay una barriga molesta que te impida subir montañas pero tu cuerpo está trabajando muy duro y no puedes llevar el mismo ritmo que antes. Hablar las cosas es, además, liberador porque tú compartes todas esas emociones nuevas para ti, el padre de la criatura comprende que no es que te hayan cambiado por otra un día mientras dormía y sobretodo fomenta la comprensión y complicidad cuando ambos expresamos abiertamente miedos y sentimientos. Y además sentirte querida y apoyada hace que no te veas a ti misma como una loca perturbada que de repente se echa a llorar como una madalena cuando se le escurre un vaso de las manos y se rompe contra el suelo (juas! Esto es verídico)

 

En estos menesteres andas cuando llega por fin la primera ecografía en la que vas a conocer a tu churumbel. ¡¡Ay madre!! Qué momento tan bonito y emocionante. Ahí estaba Cachorrill@ moviéndose, agitando las manos y las piernecitas con su corazón latiendo a toda velocidad. Papálobo y yo nos mirábamos con la sonrisa de oreja a oreja, con la sonrisa de saber lo que los dos estamos sintiendo en ese momento…y reprimiendo!!! Pues luego al salir nos confesamos un nudo en la garganta y alguna lagrimilla contenida para no montar el chow delante de la ginecóloga. ¡¡¡Es un momento preciosísimo!!! A lo largo del embarazo te hacen muchas ecografías pero ninguna es tan emotiva como ésta, ni siquiera en la que te revelan el sexo de bebé. Para mí ésta eco está en el Top one de las ecos…¡¡¡ pero de lejos!!!!

Anuncios

9 thoughts on “CAPÍTULO 3. ADAPTACIÓN AL MEDIO

  1. any 1 diciembre, 2014 / 9:43 am

    Mama corza!! Yo creo que siempre hay miedo a lo desconocido,a los cambios al que pasara si..y mas cuando todo tu cuerpo cambia hormonas etc.Pero la felicidad de ver la 1 eco tiene que ser lo mas bonito
    Me encanta tu blog!! Que todo siga bien futura mama!!

    Me gusta

    • mamacorza 1 diciembre, 2014 / 12:39 pm

      Muchas gracias Any!! sí, es un momento muyyy molón. Un besazo

      Me gusta

  2. yomismaymiscircunstancias 1 diciembre, 2014 / 9:49 am

    Ay¡ qué identificada me siento con tu blog de hoy! Yo con apenas 6 semanitas de emabarazo y soy un interrogante con patas… Menos mal que esta vez no lo hemos contado a nadie, pero en el anterior positivo ( perdido) fue una locura de información que yo ni entendía ni había pedido: no puedes carne, ni jamón, cuidado con el sushi…te empiezan a hablar de prohibiciones, síntomas y partos y tu todavía más verde que increible Hulk en todo su apogeo… Esta vez lo guardamos en secreto, y entre blogs, libros y médicos una se va apañando… Yo también me llevaba a mi gine a vivir conmigo! 🙂

    Me gusta

    • mamacorza 1 diciembre, 2014 / 12:41 pm

      Sí, al principio todo es un interrogante pero según pasa el tiempo y ves que todo sigue su curso se disfruta mucho más!!! Un besazo

      Me gusta

  3. Gololoytoin 1 diciembre, 2014 / 12:25 pm

    Ainssss, qué te voy a contar de naúseas sin vómito, dolor se regla… Pero sin regla… Lo bueno que una vez “colocado” todo va mejor, se va luciendo tripita… Hasta que llegue el momento en el que eres más ballena que mujer, claro que eso tb se pasa… Bueno, que ya lo irás descubriendo y contando. ¡Me ha encantado tu entrada!
    Nessa.

    Me gusta

    • mamacorza 1 diciembre, 2014 / 12:44 pm

      Hola Nessa!! Pues sí la verdad que una vez pasado esos tres primeros meses (que en realidad entre que te enteras y demases son dos) luego todo se asienta, el cuerpo se entera qué es lo que está pasando y llega el momento de disfrutar. De hecho de este cambio entre un trimestre y otro hablo en la próxima entrada. Me alegro que te haya gustado, muchas gracias!!! un besoooo

      Me gusta

  4. tuna 1 diciembre, 2014 / 12:53 pm

    Como mola… me has hecho recordar la primera eco en la que conocí a Lentejita, ¿qué les pasará que se mueven todos como locos? Jeje.
    En cuanto a lo de llevarte a la gine a tu casa… se lo dije a Jota, con esas mismas palabras, tras una revisión. Cada embarazo es únoco pero parece q las mamis estamos cortadas por el mismo patrón todas jeje. Un besazo

    Me gusta

    • mamacorza 1 diciembre, 2014 / 5:19 pm

      Jajajajaja me consuela saber que no soy la única pirada de la vida!!! Gracias amore tu “diario de una premamá” fue una de mis inspiraciones para decidirme a escribir yo también un blog y guardar este recuerdo para un futuro. Muuuaaak

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s