CAPÍTULO 10. FUMANDO ESPERO…AH NO, QUE YA NO FUMO…

Estas últimas semanas de preñamiento se están haciendo más largas que todo el preñamiento en sí y es que el saber que se acerca el momento de verle la carita a Cachorra hace que crezca la impaciencia. Me imagino muchas veces cómo será ese momento aunque a veces reconozco que me da miedo imaginar porque lo presiento tan feliz que me asusta. Me asusta que algo vaya mal o se vea enturbiado por acontecimientos no previstos. Pero en fin, estos son miedos de preñati que rápidamente aparto de mi mente y vuelvo a mi nube of happiness soñando despierta con ese momento en que nos conozcamos. Ella ya sabe mucho de mí, más que yo de ella desde luego. Sabe cómo varían mis estados de ánimo, qué me hace reír, que me hace llorar, qué me pone nerviosa, qué me relaja, qué comidas me gustan…además durante este tiempo le he ido contando muchas cosas…sobre su familia, sobre mí, sobre PapáLobo…y cuando he estado preocupada o inquieta ella siempre me ha reconfortado con una de sus patadas. Sigue leyendo

Anuncios

CAPÍTULO 9. ENTRE BARRIGAS

Ya comenté la nueva experiencia que supone convivir con BARRIGA y lo cierto es que la mayoría del tiempo ni siquiera soy consciente del barrigón que tengo salvo cuando éste se interpone entre mi objetivo y yo. Se suceden situaciones bastante cómicas para el que lo ve desde fuera pero para mi es todo un drama. Esto unido a que estoy bastante torpe y todo se me cae y cada vez que algo se me cae…¡¡MIERDA!! toca agacharse y parezco una abuelilla con lumbago. Sin embargo hay situaciones que te descojonas de la risa. Por ejemplo en las clases de yoga para preñatis, allí todas convivimos con BARRIGA (cada una con la suya) y el pasillo donde se dejan los abrigos y los zapatos es hiperestrecho. Esto hace que no podamos pasar dos a la vez y se sucedan los momentos tipo “uy, ay perdona, espera que paso, no tira tú, yo puse antes el intermitente”.   Otra cosa típica de estar entre barrigas es que todas nos meamos cada cinco minutos. Así que tanto antes de la clase como después montamos una estupenda cola a la puerta del cuarto de baño dando por saco al resto de gente no preñada que acude a otras clases y quiere echar un pisecito. Es bastante curioso la verdad… Sigue leyendo

CAPÍTULO 8. EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL PREÑAMIENTO

Veréis, PapáLobo es lo más. Lo es siempre, por eso le quiero y por eso lo elegí como padre de Cachorrilla, y él a mi claro :). Durante estos meses de preñamiento ha estado muy pendiente de mí y me ha cuidado muchísimo. Ha llevado estoicamente mis cambios de humor, crisis de llanto y trastornos de la personalidad varios y variados. Ha hecho lo posible por adaptarse al cambio que yo he sufrido pues, como dije en otro post, eres tú pero sin ser la misma, como en otra versión…y no sólo eso, además se preocupa por informarse, porque lo que yo le cuente no le suene a chino, por apaciguar los miedos hipocondriacos que me surgen, por prepararse para el día del parto… Buena muestra de ello es el curso de masajes y reflexología podal para minimizar los dolores del parto al que nos apunté y que consistía básicamente en estar yo tumbada plácidamente y él aprendiendo y currándose masajes durante dos horas (una encerrona en toda regla vaya). Por todo esto le estoy tremendamente agradecida y además creo que nuestro amor se fortalece día a día y el vínculo que tenemos cada vez es más cómplice, tierno y estrecho.

10532946_799512936767999_4415160581878520684_n
Foto: Renato Di Prinzio

Reflexionando sobre el papel de los padres de las criaturas en todo este lío, creo que esta actitud de PapáLobo debería ser la normal. Ya no por complacernos a nosotras o hacernos la vida un pelín más cómoda sino porque entiendo que todos los hombres que van a ser padres tienen inquietudes, ganas de saber y de participar en este viaje ya que, mala suerte, ellos se pierden el llevar al pollito dentro. Sigue leyendo

CAPÍTULO 7. ¿ESTAMOS LOCOS O QUÉ?

Casi desde que comuniqué la noticia de mi preñamiento, mi madre, Agüelacachorra, empezó a sugerirme, decirme, recordarme, insistirme, agobiarme con “deberíais ir preparando  todas las cosas que necesitáis que igual se adelanta, mira tú eres ochomesina sin ir más lejos” y entonces esa sugerencia, insistencia, agobiodelinfierno (Love You Agüelacachorra) se transformó en estrés absoluto. Afortunadamente para nosotros no hemos tenido que hacer un gran desembolso en Cachorra. No es que seamos unos descastados malosfuturospadres es que sinceramente me parece absurdo gastarse un pastón en cosas que vas a usar durante un tiempo limitadísimo. Así que nosotros optamos por el recauchute (¡¡viva el recauchute!!). Realmente hay padres y madres que se volvieron locos comprando…en serio… ¿usaste todo eso? Sigue leyendo

CAPÍTULO 6. EL PARTO ES NUESTRO

 

logo

 

Hoy me pongo reivindicativa y es que esta afirmación es una verdad como un templo. Parece una obviedad ¿no? Si no es nuestro el parto ¿de quién va a ser? Pues no es tan obvio. Durante años en este país se han adoptado una serie de rutinas a la hora de atender a las parturientas que básicamente se han instaurado como si fueran protocolos absolutos e inamovibles en los que la mujer no tenía nada que opinar o decir. Sin embargo, afortunadamente, desde hace unos años y gracias a iniciativas como la de la asociación EL PARTO ES NUESTRO esos protocolos se están empezando no sólo a cuestionar (pues siempre ha habido profesionales sanitarios, sobretodo matronas, en contra de muchas de las prácticas habituales) si no a modificarse, pues las parturientas ya no son un ser pasivo que obedece sumiso, las parturientas ahora son mujeres muy informadas que conocen sus derechos y sus opciones y que quieren elegir, decidir y vivir su parto y sobretodo elegir y decidir CÓMO vivirlo. Sigue leyendo

CAPÍTULO 5. VACACIONES

IMG_1218

 

Y por fin llegó Septiembre y PapáLobo y yo nos cogimos unas merecidas vacaciones ¡¡¡YUJUUUUU!!! Ya tengo una panza importante así que cada vez estoy más torpe y menos ágil. Por no hablar de la ropa, no me vale NADA y me niego a gastarme más dinero del necesario en ropa para preñatis que apenas voy a usar. Esto te hace empezar a tener una perspectiva y consciencia distinta de tu propio cuerpo. Hay días que me siento muy bella y sexy con mis redondeces varias y otros en los que me veo muy “premamá” es lo que hay amig@s, engordo con pensar, o lo asumo o me corto las venas en vertical y me gustaría estar presente cuando nazca mi churumbel no le vaya a pasar como a Gila…

Pero más allá de las percepciones reales o engañosas que tengo de mí misma hay una verdad innegable y es que mi centro de gravedad ha cambiado. Si nunca has convivido con una barriga es una experiencia totalmente diferente a cualquier otra. Por lo tanto estas vacaciones han sido lo que se conoce como “VACACIONES DE EMBARAZADOS” mucho más relaxing cup of café con leche que ninguna otras que hayamos tenido ninguno de los dos jamás en la vida. No obstante muy bonitas y entrañables que una cosa no quita la otra. Como os digo la nueva relación con BARRIGA es complicada y nos estamos haciendo la una a la otra (como en toda buena relación) Para salir de la tienda de campaña, por ejemplo, PapáLobo me tiene que ayudar (¡¡sí!! me apasiona ir de acampada) agacharme es un mundo e incorporarme dos, atarme los cordones me empieza a resultar un desafío extremo, en la cama cada vez que me giro parezco una ballena varada y hasta incorporarme del sofá empieza a ser un ejercicio digno del Cirque du Soleil…pero SOY FELIZ soy muy feliz porque Cachorrilla está creciendo, porque cada vez está más cerca el momento de conocernos, porque noto sus movimientos cada vez con más fuerza y presencia y me deleito con su ajetreo que lo único que me indica es… que ESTÁ BIEN. Sigue leyendo

CAPÍTULO 4. SEGUNDO TRIMESTRE ¡¡EL RETORNO DE LA CORZA!!

 

IMG_0180

Una vez superado con más/menos estoicidad el tsunami hormonal del primer trimestre todo se asienta considerablemente. Un buen día, de repente, el cansancio desapareció sin más. Se fue sin despedirse y eso…¡¡¡eso hay que celebrarlo!!!

Aunque persiste la inestabilidad emocional que poco a poco y según avanza el trimestre se irá diluyendo para llegar a un estado de calma placentera e ilusión constante, físicamente vuelvo a sentirme como la corza joven, determinada y fuerte que era antes (Nota al margen: me encantan los corzos. Esto viene de una larga historia junto a mi amiga Foguis (La Curca) otra corza joven y determinada, no os sorprendáis si estos animales aparecen mucho por este blog…igual el nombre ya os había dado pistas ¿no?) Tanto es así que creo me he pegado el verano más ajetreado de mi vida…

Sigue leyendo

LIEBSTER AWARD

 

 

liebster-award

 

Soy una novata total en esto del mundo blogger y se me escapan muchas cosas. Resulta que hay una cosa que se llama “Liebster Awards” que es una especie de cadena para conocer nuevos blogs. Me ha  nominado Patadita y le estoy muy agradecida (mil gracias!! qué detalle!) aunque ha sido todo un reto pues llevo en esto tres días y apenas conozco bloggers.

 

Los requisitos de cada premiado son:
Agradecer al blog que te ha nominado y seguirlo
Visitar los otros blogs que han sido nominados junto al tuyo
Responder a las 11 preguntas que te han hecho
Nomina a 11 blogs que tengan menos de 200 seguidores. (Esto ha sido lo más complicado porque casi todos los blogs que conozco tienen más de 200 seguidores. Además en muchos me ha sido imposible localizar el número de seguidores con lo cual me consta que varios de los que he incluido tienen bastantes más,sorry!!!, pero bueno si queréis participar feeerpecto y si no pues también)
Avisarles que han sido nominados
Realizar 11 preguntas a las blogs que has nominado

Sigue leyendo

CAPÍTULO 3. ADAPTACIÓN AL MEDIO

 

 

10353119_724934030902264_836091115932792737_n

 

En realidad el primer trimestre empezó para nosotros a las 6 semanas de embarazo pues es cuando nos enteramos que “churumbel is coming”. Lo primero que había que hacer era ir al médico a que confirmara la noticia con unos análisis de sangre y orina. Estas primeras semanas, en las que acabas de enterarte que esperas un bebé, son una locura. Te hablan de cosas que te suenan a chino, no sabes en absoluto de qué va nada de lo que te están contando: calendarios, fechas probables de parto, ácido fólico, toxoplasmosis, listeriosis, implantación y todo como si acaso tú supieras de qué cojones te están hablando! ¡Te vuelves tarumba! Había que organizarse así que lo primero que hice fue ir a una librería a comprarme uno de mis libros en los que te explicaban el embarazo paso a paso, semana a semana. Tenía necesidad de saber qué estaba pasando en mi cuerpo, cómo iba a reaccionar física y emocionalmente y sobre todo si era normal sentirse tan perdida y ante el fondo del abismo. A partir de ahí entré de lleno en “EL MUNDO PREÑATI” y ya no hay concepto que se me escape. Según PapáLobo soy una gafotas (una empollona, pedante, repelente, sabelotodo vaya) pero la información es poder y os puedo asegurar que aunque los médicos resuelven dudas y reconfortan no nos pueden dedicar tanto tiempo como nosotras querríamos (yo me habría lleva a mi ginecóloga a vivir a casa conmigo… ecógrafo incluido) y el conocer por lo que estás pasando ayuda a tu orden y paz mental y lo más importante: a no sentirte una auténtica idiota con cara de flipada cada vez que vas a consulta.

Sigue leyendo