CAPÍTULO 2. LAS DOS RAYITAS QUE LO CAMBIAN TODO

IMG_0587

Rápidamente intuí mi embarazo. A los 5 días de retraso ya andaba mosca pero a los 8 básicamente no me cabía duda. Si hay algo de lo que puedo presumir en esta vida (si es que acaso es algo de lo que se pueda presumir) es de la puntualidad suiza de mi prima la pelirroja. 28 días exactos cada ciclo ni uno más ni uno menos. Cierto es que igual una o dos veces al año se adelanta o retrasa pero no más de 3 días. Jamás de los jamases. Con lo cual al llegar al quinto día en el que la regla no hacía acto de aparición empecé a plantearme la posibilidad de hacerme un test de embarazo…Sin embargo una pequeña alerta ya se había encendido en mi mucho antes. Una alerta que no comenté a nadie por lo absurda y por no tener absolutamente ninguna base científica ni argumento “no fantástico” que lo sustentase. Dos semanas antes de echar de menos a la pelirroja PapáLobo y yo teníamos planeado hacer un tramo del Camino de Santiago durante 7 días. Planeamos todo durante semanas: las etapas, los albergues, las mochilas, el peso…y mira tú cosas de la vida que justo el día que cogíamos el autobús a las 5 de la tarde PapáLobo tiene una urgencia médica por la mañana (no os asustéis no es grave y está estupendo) que lleva a los médicos a dejarle ingresado durante unos días. Por supuesto tuvimos que anular el viaje. ¡¡No dábamos crédito ninguno de los dos!!! Pero tanto él como yo siempre hemos tenido claro que las cosas pasan por algo y alguna razón había para que no tuviéramos que hacer ese viaje. Ahí, en secreto, a mí se me pasó fugazmente por la cabeza la razón que se confirmaría 15 días más tarde…y es que la naturaleza es tan sabia que no iba a permitir a una recién gestada hacerse 30 kms al día caminando con una mochila de 4 kilos a la espalda y durmiendo en sitios poco confortables…jajaja pobre PapáLobo le tocó a él pagar el pato. En fin esto es sólo una anécdota tonta. ¡¡¡No me toméis por loca!!! Soy atea, cero mística y con los pies bien clavados en la tierra pero sé que la naturaleza es la que manda y hace muy bien su trabajo y como bien he dicho si las cosas pasan es porque tienen que pasar. Sigue leyendo

Anuncios

CAPÍTULO 1. BUSCANDO INFORMACIÓN

Soy una persona bastante ávida de información, sobre todo cuando algo me afecta y/o preocupa. Hace exactamente 34 semanas que estoy embarazada…bueno ya sabéis como son estos cálculos que se traen entre manos médicos, ginecólogos y matronas varias…en realidad hace exactamente 34 semanas de mi última regla… no se me olvidará jamás en la vida esa fecha y no por ninguna moñería cursi de premamá primeriza sino porque me la han preguntado entre uno y dos millones de veces durante todo este tiempo. En fin ¡¡¡que me desvío de la cuestión!!! Como digo soy una persona a la que le gusta buscar información sobre temas que le afectan y desde que me enteré que estaba embarazada me puse como loca a leer libros, artículos, revistas, páginas de internet y lo mejor: blogs de embarazadas. Además de servirme como lugar donde documentarme sobre algo en lo que era una ignorante total (y hasta que no te quedas preñada no sabes realmente lo ignorante que eres al respecto) para mí han sido el lugar donde resolver mis dudas, apaciguar mis miedos y no sentirme la peor embarazada del mundo. Esto lo digo porque tiendo a ser un poco hipocondriaca (ahora mismo sé de un@s cuant@s que están revolcad@s en el suelo llorando de la risa con lo de “un poco” ) y cada cosa fuera de lo normal ( ok, de acuerdo, que en mi cabeza de preñada ignorante podría ser fuera de lo normal) me carcomía por dentro hasta consumirme (no exagero no, mi madre y el padre de la criatura pueden corroborarlo) Por ello estos blogs han sido una ventana fantástica para ir descubriendo etapas y sentirme identificada con tantas y tantas mujeres que ya han pasado por la experiencia de ser madres. Además el componente emocional (que no tienen los libros con información más “técnica”) los hace una lectura placentera, bonita y maravillosa. He dicho. Sigue leyendo